Internacional

Bolivia

BOLIVIA ELECCIONES

¿Se avecina una derrota del MAS de Evo en La Paz y El Alto?

A pocos días de las elecciones a gobernadores de los 9 departamentos y de las 339 alcaldías, la publicación de una encuesta del equipo MORI, calienta la campaña electoral al señalar que si las elecciones se hicieran esta semana, el MAS de Evo Morales sufriría una importante derrota en por lo menos 2 de las alcaldías más importantes del país, La Paz y El Alto.

Javo Ferreira

Militante de la LOR-CI

Jueves 19 de marzo de 2015 | Edición del día

Fotografía: Reuters

En las elecciones, que se llevaran a cabo el próximo domingo 29 de marzo, según la encuestadora el MAS también podría perder otras 3 gobernaciones (Santa Cruz, Tarija y Beni) quedándose con el control de solamente 5 (Cochabamba, Oruro, Potosí, Pando y Chuquisaca) de las 9 gobernaciones del país. Otro dato importante, pese a que según indican el margen de error de las encuestas es de +/- 5%, es que en casi la totalidad del territorio el % de votación nulo/blanco/no sabe, es muy elevado, en 7 de los 9 departamentos superaría el 20%.

Los candidatos del partido de gobierno, afín a Evo Morales, perderían las elecciones si las mismas fueran este domingo. El equipo MORI publicó una encuesta que reafirma otros sondeos de opinión de las últimas semanas, y que señalan que el ex ministro de educación de Evo, hoy opositor Felix Patzi, candidato a gobernador por Soberanía y Libertad para Bolivia (SOL.BO) cuenta con una intención del voto del 37% mientras la candidata del MAS Felipa Huanca, obtendría un 24%. Así mismo, la encuesta revela que en la ciudad de La Paz, el ex alcalde Revilla también de SOL.BO, obtendría el 51% frente al 33% del MAS encabezado por el ex periodista de televisión, Guillermo Mendoza.

La derrota en la ciudad de El Alto puede ser significativa

Sin embargo, si una eventual derrota en la gobernación de la ciudad de La Paz, es ya un verdadero problema para el partido de gobierno, la posibilidad de que el representante del MAS, el ex dirigente de los comerciantes y ex alcalde Edgar Patana, pierda esta emblemática ciudad puede convertirse en una significativa derrota política. Según la encuesta que señalamos antes otorga a la opositora del partido de centro derecha Unidad Nacional (UN), Soledad Chapetón, la intención de voto del 48% frente a un magro 22% del MAS, cifras estas difíciles de revertir en tan sólo 10 días más de campaña.

La eventual derrota de Patana en la ciudad de El Alto, no sólo es importante por su alta composición obrera, campesina y popular, una de las ciudades más humildes y plebeyas de Latinoamérica, sino también por su importante papel simbólico: fue esta ciudad la protagonista del levantamiento insurreccional de octubre del 2003 con más de 70 muertos y 500 heridos. Fue esta ciudad la clave de las transformaciones políticas de la última década, y es una de las ciudades que continúa postergada en obras de infraestructura, agua potable, alcantarillado, hospitales, escuelas etc.

El significado diverso de estas encuestas en La Paz y en El Alto
El pasado 12 de octubre, Evo Morales y el MAS se hacían con una aplastante victoria electoral obteniendo el 60% de los votos, consagrando de esta manera a Evo Morales por tercera vez consecutiva.

En aquella oportunidad afirmábamos que no se trataba de un “cheque en blanco” y que en gran medida el carácter de la votación era conservadora, es decir, una votación que expresaba la voluntad de mantener los altos índices de crecimiento económico de los últimos años y la voluntad de evitar “hacer olas” que provoquen un retroceso en la situación económica.

Este respaldo al gobierno de Evo Morales se matiza con un amplio rechazo a funcionarios del partido de gobierno, lo que ha llevado a que en los últimos días el mismo Evo Morales deba ponerse al frente de la campaña para lograr que los candidatos del gobierno puedan mejorar sus expectativas electorales.

Mientras en la ciudad de La Paz, de composición social mayoritariamente de clases medias, el respaldo a la oposición tiene un contenido “democrático formal” es decir, votar opositores para equilibrar el amplio control del MAS de las instituciones estatales, en la ciudad de El Alto la valoración más pragmática: Edgar Patana en los años que ha estado al frente de la municipalidad no ha podido y no ha sabido resolver los grandes problemas de una ciudad en constante crecimiento y rebelde casi por naturaleza. La puesta de amplios sectores de la población por Soledad Chapetón refleja el intento de poner un límite a las numerosas denuncias de corrupción, nepotismo e ineficiencia que rodean a los funcionarios de la alcaldía.

“A los traidores se los debe fusilar” ¿Quiénes son los responsables?

Varios funcionarios de gobierno en un extremado nerviosismo por el resultado de las encuestas, no favorables en diversas partes del país, pretenden responsabilizar de eventuales derrotas a los “traidores” del mismo partido de gobierno, como el Viceministro de Régimen Interior y Policía, Jorge Pérez, quien afirmó en una reunión privada del MAS, pero filmada y difundida en forma anónima, “A los traidores se los debe fusilar, qué pena que aquí no se los pueda fusilar, pero todo el peso nuestro de censura y de marginamiento de cinco años les vamos a hacer sentir a esos compañeros”.

Otros afirman que “el pueblo no tiene memoria” buscando responsabilizar de estos resultados a los mismos votantes. Pero en realidad es el mismo gobierno y sus operadores políticos los responsables de un fortalecimiento de la oposición de centro derecha como UN o el reverdecer del MNR en algunas alcaldías y departamentos. El formidable crecimiento económico de los últimos años, permitieron la pasivización de la lucha de clases mientras la discusión entre el MAS y los viejos partidos tradicionales se trasladó al ámbito de la “gestión pública” y “la inversión”.

Hoy tanto masistas como opositores compiten en la oferta de mega obras de infraestructura, desde teleféricos - La Paz este año se convertirá en una de las ciudades con más teleféricos del mundo como transporte masivo- hasta trenes de alta velocidad o trenes colgantes como acaba de anunciar la candidata del MNR. Los enfrentamientos sobre la tan renombrada “descolonización” o el “socialismo del siglo XXI” son sólo slogans que adornan carteles pero que no cumplen ningún rol activo en la presente contienda electoral.

Por otro lado, la ausencia de cualquier tipo de diferencia ideológico política a alentado el transfuguismo hacia el MAS y hacia la oposición, donde se hace difícil distinguir quien es de izquierda y quien no, lo que alimenta la movilidad del voto a caudillos locales que se consideran podrían realizar una gestión pública mejor de la que ha habido hasta hoy.

Un elemento mas que es necesario señalar para este retorno de la oposición burguesa es la responsabilidad de los dirigentes sindicales, no sólo por la liquidación del Partido de los Trabajadores como determinó el pasado congreso de la COB sino por el destape de casos de corrupción por más de 10 millones de dólares del Fondo Indígena que se perdieron en proyectos fantasmas dirigidos por diversas organizaciones sociales y sindicales.

El próximo 29 de marzo, el mapa político nacional y la distribución de cuotas de poder local y regional ofrecerán interesantes resultados que determinarán los pactos y las coaliciones que permitan establecer la gobernabilidad en los próximos 5 años.







Temas relacionados

MAS Boliviano   /    La Paz   /    Elecciones en Bolivia   /    Evo Morales   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO