×
×
Red Internacional

La universidad señaló que si bien la pobreza por ingresos descendió levemente de 44,7 % en 2020 a 43,8 % en 2021, se encuentra “en niveles superiores a los valores de la década”. Mientras tanto el Gobierno insiste con alcanzar un acuerdo con el FMI que implicará mayor ajuste sobre las mayorías populares.

Martes 7 de diciembre de 2021 | 19:10
Foto: Télam.

La pobreza por ingresos bajó levemente de 44,7 % en 2020 a 43,8 % en 2021. Así lo informó el último informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, sobre empleo y pobreza en Argentina, entre 2010 y 2021. En tanto, la indigencia pasó de 9,8 % a 8,8 %.

La UCA señala sobre el descenso de la pobreza que “no es una reducción estadísticamente significativa, ya que nos deja más cerca del año 2019, pero igualmente en niveles superiores a los valores de la década”.

El informe sostiene que entre los años 2020-2021 se registra un aumento de la pobreza entre los niños, niñas y adolescentes. Casi 2 de cada 3 niñes son pobres por ingresos (64,9 %).

La inflación carcomió los ingresos. Según la UCA, el 48 % de la población declaró que sus ingresos no son suficientes. También, observan una disminución de la proporción de personas que declararon que les alcanzan los ingresos y tienen posibilidades de ahorrar algo.

El informe indica que en una década, la población con capacidad de ahorro se redujo a casi la mitad (de un 15,9 % en 2011 a un 8,4 % en 2021).

Empleo precario

La UCA calculó que el desempleo bajó de 14,2 % en 2020 a 9,1 % en 2021. No hay mucho para celebrar con esta baja ya que el estudio también muestra que se está ante una "caída tendencial de la tasa de actividad laboral y de los empleos, con deterioro creciente de los trabajos informales y en los perfiles sociales más vulnerables".

Te puede interesar: Pandemia y trabajo de plataformas

Entre julio y octubre, solo el 42,1 % de la población económicamente activa accedió a un empleo pleno de derechos. El 29,6 % tuvo un empleo regular pero precario, con ingresos mayores a la subsistencia, pero sin poder afiliarse al Sistema de Seguridad Social, el 19,2 % un subempleo inestable y el 9,1 % estaba desocupada.

En 2020 y en 2021 hubo “efecto desaliento”, aquellos que no tienen un empleo y no pudieron salir a buscar trabajo ya sea por las restricciones a la movilidad, por la desmotivación que genera buscar y no encontrar o por no tener recursos para seguir la búsqueda. La UCA estima que sin este efecto desaliento, la desocupación habría sido del 28,5 % en 2020 y del 12,5 % en 2021.

La economía se recupera este año tras el desplome por el impacto del covid. Sin embargo, la mejora económica no significó una mejora de las condiciones de vida de las mayorías populares. Además, el Gobierno aceleró la negociación con el FMI que implicará mayor ajuste sobre el pueblo trabajador. Nada bueno para la clase trabajadora vendrá de cerrar un acuerdo con el Fondo, hay que rechazarlo.

Te puede interesar: ¿Qué exige el FMI? El saqueo se sigue negociando en Washington




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias