Política

TUCUMÁN

Suspenden juicio contra policías que reprimieron brutalmente a un joven trabajador

El agente Marcelo Barros le disparó en la cara a Juan Roldán y después le inventó una causa trucha. El joven de 19 años perdió su ojo por la falta de atención médica. Tras 4 años de espera los jueces hacen lugar a la defensa y suspenden el debate.

Juan Lobo

@CanisLupus1917

Jueves 16 de julio | 17:10

Para hoy estaba previsto que comience el juicio por las graves lesiones a Juan Ramón Roldán producidas por la Policía tucumana. Una hora antes, la Sala Penal Nº 1 -constituida por los jueces Roldan Vazquez, Morales Lezica y Molina- suspendió el debate donde se juzgarían las gravisimas acusaciones principalmente contra Barros por heridas graves que afectaron gravemente la vida de Roldán.

El joven vendedor ambulante y su amigo fueron perseguidos sin motivo por dos efectivos del 911. Le dispararon por la espalda y luego en la cara. Los golpearon, les inventaron una causa por robo (de la cual fueron sobreseídos este año) y a Juan le negaron la atención medica de urgencia que necesitaba. Como consecuencia de esto perdió su ojo derecho.

Hasta ahora no se conocían los fundamentos de tal desición, dar lugar a un juicio de prueba . Ni siquiera el articulo 76 bis permite la suspensión de un juicio que debate sobre actos de estas características, por la gravedad de los actos y por ser precisamente un policía quien los comete. La Corte finalmente terminaría resolviendo porque el pedido pasó para que lo considere Casación. No era necesario suspender el juicio para discutir sobre la probation, suspenderlo sólo 10 días. Todo parece ser una nueva dilación y una genuflexión de los jueces ante una chicana para seguir dilatando el comienzo del juicio, como se acostumbra en Tucumán ante cada debate contra policías que ejercen gatillo fácil.

Abogados y familiares se mostraron indignados sobre todo ante el hecho de que todos los policías continúan impunes y en ejercicio de sus funciones. En plena oleada represiva, que en Tucumán ya tiene larga data y decenas de casos impunes, cuentan con la complicidad del Gobierno de Juan Manzur y como queda claro en esta ocasión, del poder Judicial. Ahora lograron mantener el juicio en suspenso, por tiempo indeterminado, mientras los uniformados se pasean libremente, siguen trabajando e incluso amenazan a la familia.







Temas relacionados

Gatillo fácil   /    Libertades Democráticas   /    Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO