Mundo Obrero

DOCENTES

Suteba La Matanza: impulsan reformas del estatuto

En la seccional opositora a Baradel, cuestionan los estatutos vigentes por burocráticos y proponen cambiarlos. Entrevistamos a Nathalia González Seligra y Ariel Iglesias, integrantes de la Comisión Directiva de la seccional y dirigentes de la agrupación Marrón que se referencia en el FIT.

Viernes 1ro de julio de 2016 | Edición del día

1 / 3

¿Por qué desde la Agrupación Marrón propusieron lanzar en el Suteba La Matanza la reforma del estatuto del sindicato?

Nathalia González Seligra: Bueno, es algo que nos debíamos desde hace rato, cuando le arrebatamos a la burocracia y recuperamos nuestros sindicatos para los trabajadores.

Ya lo hemos puesto a consideración en un plenario de la lista Multicolor y se ha votado en general, pero queremos llegar a todas las escuelas para que todos los docentes sean parte de este debate y acercarles nuestras propuestas concretas. La idea es que esta experiencia trascienda y sentar una nueva tradición para los sindicatos que en la Argentina fueron burocratizados, atados al estado patronal desde la época del primer gobierno de Perón. Esto significó la estatización de los sindicatos, la consolidación de una burocracia sindical poderosa y la pérdida de independencia política de los trabajadores. Con la llegada de Perón al poder se produce un cambio radical en la relación entre Estado y sindicatos. El peronismo tuvo una política combinada: tuvo que dar grandes concesiones a cambio de la autonomía de los sindicatos, y los transformó en apéndice de la política estatal y de contención de la clase obrera en los marcos del capitalismo. La Ley de Asociaciones Profesionales fue la forma jurídica de esta relación. Por ejemplo, se establece la cuota compulsiva para sostener a los sindicatos y las obras sociales (una caja millonaria para los dirigentes sindicales, base material de su dependencia política). La ley habilita al Ministerio de Trabajo a poder intervenirlos. Regula las elecciones internas de los sindicatos con listas sábana y establece que la lista ganadora se queda con todos los puestos en la directiva. Al recibir un poder casi absoluto, la burocracia sindical lo retribuye convirtiéndose en el mejor garante como agente del orden burgués en las organizaciones obreras.

Por eso proponemos el cambio de estatutos, que están hechos a la medida de borrar el carácter clasista de los sindicatos empezando por la independencia del estado patronal y mantener los privilegios de la burocracia sindical.

¿Cómo fue el caso del Suteba?

Ariel Iglesias: El estatuto del Suteba, se elaboró luego de la dictadura con la vuelta de la democracia, pero mantiene las mismas premisas de todos modos. Se admite la injerencia del estado con todas sus leyes en nuestras organizaciones y todo el funcionamiento interno del sindicato favorece a las cúpulas sobre las bases. Nosotros lo que intentamos es “hacer ley”, reglas de funcionamiento, métodos que ya veníamos practicando en la militancia del sindicato desde hace 3 años, cuando recuperamos el Suteba La Matanza. O sea que hay una parte que se desprende de la práctica, de nuestra propia experiencia concreta, pero queremos avanzar pero también institucionalizarla para dejarla como legado. Buscamos otras experiencias de la clase obrera, porque, se imaginarán, que no se puede sacar nada de esto de los sindicatos actuales, dirigidos por Moyano, los Daer, Caló o el propio Yasky y Baradel que se atornillan años a los sillones para vivir como millonarios. Entonces, fuimos a los estatutos del Sindicato Ceramista de Neuquén (SOECN), unos estatutos clasistas. Rescatamos la experiencia de los ceramistas en Neuquén, especialmente en Zanon que en un proceso democrático, estatuyente han cambiado los estatutos y expresan un sindicato democrático e independiente de las variantes patronales. Los docentes de la Marrón que impulsamos el FIT ahora lo queremos hacer en el Suteba La Matanza.

¿Qué significa la reforma de los estatutos?

Ariel Iglesias: Centralmente significan dos cosas muy sencillas, que para los revolucionarios son las guías de nuestra participación en los sindicatos, la plena democracia sindical y la independencia del estado patronal, es decir una base de independencia de clase. Estas dos cuestiones están detrás de todas las definiciones que adoptamos.

La democracia sindical porque ponemos la asamblea con delegados con mandato de base, como el organismo resolutivo soberano. Nada se puede decidir por fuera de este organismo de la democracia de los trabajadores. Ningún dirigente tiene más autoridad que la asamblea (de esta forma se impide que los dirigentes se vendan), que además puede destituir y revocar a los dirigentes, es decir que la que manda es la base, y no los secretarios generales como es hoy.

La implementación de cuerpos de delegados activos y participativos, garantizar que cada escuela tenga su delegado como este año nuevamente se han elegido casi 800 delegados en las escuelas del distrito.

La proporcionalidad para el reconocimiento de las minorías en las elecciones de comisión directiva y en las resoluciones, lo que es muy importante para luchar dentro de los sindicatos que están en manos de burócratas por el derecho de las oposiciones en general combativas o de izquierda a las que se le niega este derecho democrático elemental.

La clase trabajadora no es homogénea y en la base se expresan distintas tendencias. Por eso peleamos también por la libertad de tendencias y opinión de las distintas corrientes que defiendan la organización de los trabajadores.

Nathalia González Seligra: La burocracia sindical es una casta con privilegios, no es una cuestión de ideología, sino de privilegios materiales y concretos. Defienden con uñas y dientes su permanencia en los sindicatos, porque es la fuente de su bienestar. Para terminar con los privilegios de la burocracia sindical hay que atacar este aspecto. Por eso, proponemos que los dirigentes rentados ganen lo mismo que cualquier trabajador y después de un mandato vuelvan a trabajar a las escuelas.

Esto tiene que estar acompañado de una Comisión Revisora de Cuentas electa en asamblea y que tiene que rendir cuentas a la misma, para controlar el manejo de los fondos millonarios de nuestras organizaciones y el destino de los mismos. La burocracia sindical jamás utiliza los millones de las recaudaciones sindicales para los fondos de lucha para el triunfo de la causa de los trabajadores.

Además, luchamos por sindicatos que representen a todos los trabajadores pero que asuman en primer lugar las demandas de los sectores más postergados, buscamos la unidad de las filas de los trabajadores en primer lugar entre ocupados y desocupados, entre efectivos y contratados de nuestro sindicato. Por ejemplo junto a sectores populares peleamos para imponer la demanda fundamental de una “educación pública y de calidad al servicio de los trabajadores y el pueblo. La clave es un sindicato para la lucha de clases, como herramienta para imponer las demandas de los trabajadores y el pueblo, en el camino de terminar con la explotación capitalista. Por ello abrazamos las causas de los más oprimidos y en un gremio mayoritariamente femenino, queremos estatuir la secretaria de la Mujer que no existe en nuestro gremio.

Desde el Suteba La Matanza queremos aportar así al surgimiento de un sindicalismo clasista, con independencia de clase, como ya hicieron los ceramistas de Neuquén.

¿Cómo van a organizar la participación de la base en toda esta discusión?

Ariel Iglesias: Las propuestas en borrador que estamos elaborando y que presentamos algunas en esta nota, las distribuiremos en todas las escuelas e impulsaremos un proceso de discusión en asambleas de base en las escuelas, primero, luego haremos plenarios de delegados abiertos y finalmente la Asamblea extraordinaria donde se votarán a favor o se rechazaran según decida la mayoría de los compañeros y compañeras docentes. Esto quiere decir que en este proceso no todas las propuestas se adoptarán ni todas serán por unanimidad. Creemos que con esta campaña por un nuevo estatuto del Suteba La Matanza estamos haciendo un aporte para refundar un nuevo movimiento obrero, sin burócratas sindicales ni conciliación con la patronal y su Estado.

¿Querés resaltar algo más?

Nathalia González Seligra: No, simplemente sintetizar que en primer lugar, vamos a plantear como eje del cambio de los estatutos del Suteba, por un sindicato independiente del estado, los gobiernos y las patronales. Para terminar con esta verdadera fábrica de burócratas que ponen el peso de nuestra clase y nuestras organizaciones, de la mano de Yasky y Baradel, Calo o Moyano al servicio de los intereses de los gobiernos de turno y de distintos sectores capitalistas. Así hemos visto como Suteba-Ctera se integró al gobierno kirchnerista, no solo por su adhesión política, sino directamente como parte en el Ministerio de Educación administrando los Planes Fines de precarización laboral del kirchnerismo y su Ley de Educación Nacional, continuadora de la odiada Ley Federal de Educación menemista.
Por esto para recuperar los sindicatos proponemos como primer punto del debate la independencia política del estado, los gobiernos y las patronales. Para imponer en ellos la democracia obrera y transformarlos en herramientas de lucha y unidad de las filas trabajadoras. Esta pelea incluye el impulso del frente único (“golpear juntos, marchar separados”) con todos los que quieran enfrentar el ajuste, y la exigencia a las centrales sindicales a que rompan el pacto con el gobierno.







Temas relacionados

Roberto Baradel   /    Ctera   /    Estatutos   /    Suteba La Matanza   /    Docentes   /    Provincia de Buenos Aires   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO