×
×
Red Internacional

Música. Treinta años sin Atahualpa Yupanqui, el referente más importante del folklore argentino

El músico, fallecido a los 84 años en Francia, dejó un legado que se convirtió en parte del acervo de la música popular nacional. Sus temas más conocidos y su influencia.

Lunes 23 de mayo | Edición del día

El Arriero, Duerme Negrito, Luna Tucumana. Tres temas que ya son parte del inconsciente colectivo argentino y que tienen una misma autoría y procedencia: Héctor Roberto Chavero, más conocido para el mundo como Atahualpa Yupanqui, el verdadero Don Ata. Compuso más de 300 temas y su relevancia tuvo alcance internacional de la mano de nada más ni nada menos que de Edith Piaf.

Los inicios

Quizás vislumbrando el futuro, el cantante nacido en Pergamino en 1908 utilizó como nombre artístico Atahualpa Yupanqui, palabras que en el idioma quechua significa “el que viene de tierras lejanas para decir algo”. Sus comienzos fueron primero con el violín y luego con la guitarra, donde se empapó de compositores clásicos como Schubert, Liszt, Beethoven, Bach y Schumann. Fue gracias a unas vacaciones en Tucumán que conoció unos sonidos distintos gracias al bombo, el arpa india y también la zamba.

Hacia fines de la década de los treinta, realizó sus primeras grabaciones para el sello RCA Víctor, en las que incluyó parte de su propio cancionero. En 1945 se afilió al Partido Comunista y eso se convirtió en un problema para el gobierno peronista, que lo persiguió y hasta lo torturó. Años más tarde Don Ata declaró que “en tiempos de Perón estuve varios años sin poder trabajar en la Argentina. Me acusaban de todo, hasta del crimen de la semana que viene. Desde esa olvidable época tengo el índice de la mano derecha quebrado. Una vez más pusieron sobre mi mano una máquina de escribir y luego se sentaban arriba, otros saltaban. Buscaban deshacerme la mano pero no se percataron de un detalle: me dañaron la mano derecha y yo, para tocar la guitarra, soy zurdo. Todavía hoy, a varios años de ese hecho, hay tonos como el si menor que me cuesta hacerlos. Los puedo ejecutar porque uso el oficio, la maña; pero realmente me cuestan”.

El éxito internacional

En 1949 ya utilizaba su popular seudónimo cuando llegó a Francia. ​La cantante Edith Piaf lo invitó a actuar en París el 7 de julio de 1950 y luego firmó contrato con Chant du Monde, la compañía de grabación que publicó su primer LP en Europa, Minero soy, que obtuvo el primer premio de mejor disco de la academia Charles Cros, que incluía 350 participantes de todos los continentes en el Concurso Internacional de Folklore. A partir de ese momento, comenzó una extensa gira en Europa.

Para 1952 volvió a Buenos Aires y ya estaba acompañado de su esposa, la compositora canadiense Antonietta Paule Pepin Fitzpatrick, más conocida como Nenette, quién con el seudónimo Pablo del Cerro fue coautora de varios de los grandes temas de Atahualpa Yupanqui como El alazán, Chacarera de las piedras y Guitarra dímelo tú. El reconocimiento popular del músico fue tal que artistas como Mercedes Sosa y Jorge Cafrune comenzaron a hacer covers de sus temas y a incluirlos en sus propios repertorios.

La consagración

La influencia de Atahualpa no solamente fue parte del cancionero nacional popular sino que sus letras también fueron utilizadas por compositores latinoamericanos. Fue nombrado Ciudadano Ilustre en el Estado de Vera Cruz, México en 1973; fue condecorado por el Gobierno de Venezuela en 1978; fue nombrado Presidente Honorario de la Asociación de Trovadores de Medellín, Colombia en 1979; recibió el Diploma de Honor del Consejo Interamericano de Música de la OEA en 1983.

En 1985 obtuvo el premio Konex de brillante como mayor figura de la Historia de la música popular argentina. En 1986 el gobierno de Francia lo condecoró como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras y al año siguiente volvió a Argentina para recibir el homenaje de la Universidad Nacional de Tucumán. Sin embargo, aunque los problemas cardíacos cada vez eran más frecuentes, eso no le impidió participar en 1990 en el Festival de Cosquín, cuyo escenario lleva su nombre. Para mayo de 1992, volvió a Francia para presentarse en un concierto de la ciudad de Nimes pero cayó enfermo y falleció a los 84 años.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias