Mundo Obrero

Un año de resistencia a los despidos en Electrolux

Este pasado 29 de abril se cumplió un año del comienzo de una lucha emblemática en el cordón industrial de Rosario. La resistencia que emprendieron las y los trabajadores de Electrolux sigue de pie como lo reflejan los protagonistas en un video alusivo a la fecha. En esta nota repasamos algunos de los obstáculos que fueron sorteando en su camino, sabiendo que el final sigue abierto y que como dicen el video "¡vamos a luchar hasta lograr que Electrolux cumpla con la justicia para volver a nuestros puestos de trabajo!"

Sábado 2 de mayo de 2020 | 15:05

29 de abril. Arranca la lucha

La mañana del 29 de abril un grupo de 22 trabajadores y trabajadoras de la empresa se encuentra con la imposibilidad de ingresar a trabajar. La empresa, con el aval de la UOM, seguía a todo ritmo con su plan de despidos. Ya había logrado hacerlo con más de 80 empleados desde el comienzo de año. Pero esa mañana no sería como las anteriores, donde los trabajadores eran echados como perros y pasaban a engrosar los fríos números estadísticos de la desocupación. En la ciudad con récord del desempleo nacional, esa mañana los trabajadores decidieron no aceptar el destino sin trabajo y con miseria que le propuso la empresa. Se plantan en el portón de ingreso, convocan a los medios de comunicación y así comienzan las primeras horas de resistencia de esta enorme lucha.

El sindicato al auxilio de la patronal

La mañana sigue tensa para los trabajadores. Los principales medios de comunicación se hacen presentes. La contundencia de la medida de los trabajadores apostados en el portón de ingresos impacta en la opinión publica, despertando la esperanza de miles de trabajadores y familias que ven en la lucha de Electrolux lo que deberían hacer los sindicatos: fomentar la unidad y luchar por conservar los puestos de trabajo.

Sin embargo, lejos de esto, la Unión Obrera Metalúrgica se hace presente, con su abogado Pablo Cerra, y trae en sus manos la trampa y el chamuyo para embaucar a los trabajadores. Resulta que la empresa y la UOM, con la escandalosa aprobación del Ministerio de Trabajo del gobierno del Frente Progresista, habían firmado ese mismo día un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) donde la empresa se comprometía a no despedir a nadie hasta diciembre del 2019, pero donde los 22 despedidos quedan en la calle. Un claro acto de discriminación que hace pagar a 22 familias este nefasto "acuerdo". "No se puede hacer nada" fueron las palabras de Cerra. Una traición lisa y llana.

Los trabajadores hablan e increpan con firmeza, exigen que la UOM realice una asamblea general donde puedan participar los despedidos para discutir cómo revertir los despidos. La UOM se niega, ya firmaron los despidos entre los que se encuentran varios activistas opositores, y militan activamente la división contra los despedidos. Recordemos que gobernaba Macri y el PS a nivel provincial. La UOM estaba en plena campaña electoral. Su secretario general, Antonio Donello, y una delegada de la planta son parte de las listas del PJ de Perotti. Desde la sede del sindicato se impulsaba el "hay 2019" mientras en las fábricas se despedía sin que se prendiera una cubierta dejando pasar los planes macristas y de las patronales.

Asamblea y plan de lucha

A pesar de que el sindicato patea en contra, los despedidos no se desaniman. Deciden hablar con sus compañeros cuando finalice el turno, y prepararan una asamblea para continuar la lucha. Más de 100 compañeras y compañeros se hacen presentes a pesar de la división que siembra la UOM. Allí resuelven mantener el acampe y bloqueos sobre los portones, mientras comienzan a buscar la unidad con otros sectores sindicales, sociales y políticos. Así es como participan destacadamente del paro y la movilización nacional que dispone la CGT en esos días y organizan frente a la fábrica un 1ro de mayo de lucha junto a trabajadores de distintos sectores, organizaciones y referentes solidarios

Te puede interesar: 1º de Mayo: gran almuerzo y acto contra los despidos en Electrolux

El entusiasmo compartido entre centenares de luchadoras y luchadores presentes contrastó con la intervención de militantes de la corriente PCO, quienes tenían a un trabajador despedido en sus filas y plantearon que había que bajarse de la lucha (y así lo hicieron) hasta que llegue la crisis mundial y despierte a los trabajadores. Lógicamente la mayoría de los presentes no se percató de semejante desatino, lo importante es que, como veremos más adelante, los despedidos en su mayoría continuaron peleando y la lucha les dio la razón. La jornada del 1ro de mayo, como la vida, siguió su curso. Allí se hicieron presentes llevando su solidaridad Gustavo Teres de Amsafe Rosario, Juan Pablo Casiello también de Amsafe, Daniel Cocca de Aceiteros, José Giavedoni de Coad, miembros de la Comisión Interna de Cafés La Virginia, Octavio Crivaro y Verónica Carrizo del PTS y los compañeros y compañeras del PO, IS y el MST con quienes conformamos el FIT Unidad, el Frente de Organizaciones en Lucha, entre otros. También fue muy importante la presencia de trabajadores aceiteros, metalúrgicos, de comercio, estatales, además de docentes y estudiantes. La carpa que aportaron las y los compañeros del FOL fue central para mantener y organizar el acampe durante tantos días con noches de mucho de frío.

La policía de investigación contra las y los despedidos

"Venimos acá en busca de solidaridad de otros sectores ya que desde ayer a la mañana venimos bloqueando los portones de la fábrica para que no salga ni entre ninguna materia prima ni productos terminados. Vamos a seguir llevando esta medida adelante" decía Lucas Tondo, uno de los referentes del conflicto, en el acto de cierre de la jornada de paro nacional de la CGT.

Pero la patronal prepara un nuevo ataque contra los y las luchadoras que llevan días de resistencia frente al portón junto a la militancia de distintas organizaciones solidarias: ahora se trata de enfrentar un desalojo producto de una denuncia penal realizada por la patronal en el juzgado de la fiscal Haurigot, quien sin demora se lanza con la PDI (Policía de Investigación) para hostigar y obligar a los trabajadores a levantar las medidas de lucha. El conflicto está lejos de una resolución aun, pero los trabajadores día a día se afirmaban en sus medidas de lucha. Por eso la jugada es pérfida, buscan meter miedo amenazando con causas penales a los y las luchadoras.

Mantener dos frentes de lucha: El acampe y el embate de la fiscal

Los trabajadores son citados a la justicia penal dos veces, como si fueran delincuentes y con una celeridad nunca vista. Incluso en una oportunidad fueron buscados en el Ministerio de Trabajo (!!) mientras eran parte de una audiencia con el propio Genesini (entonces Ministro de Santa Fe). Así fue como con un conflicto laboral en curso, el mismo día que los obreros pedían una respuesta ante las autoridades provinciales por los despidos en el marco de un PPC, tuvieron que presentarse en el banquillo de los acusados. La criminalización de la protesta social llevada casi a lo grotesco.

Pero antes de la audiencia ante el Juez, trasciende en el diario La Capital un audio donde la fiscal que los persigue, asesora en privado a los gerentes y abogados de la empresa Electrolux sobre cómo montar una represión paraestatal. Una especie de desalojo "privado". Un escándalo que hecha luz sobre la influencia de la multinacional sobre un poder del Estado, sobre el que volveremos más adelante.

Este hecho bochornoso de connivencia e impunidad entre la empresa y la fiscal, pero sobre todo la enorme trascendencia del conflicto y la simpatía sobre la población que generaron con su lucha los trabajadores junto al trabajo de las abogadas defensoras (Celina Tidoni del Ceprdh/ PTS , junto a la abogada penalista y diputada provincial Matilde Bruera y Silvana Lamas, quien asumiera la defensoría oficial) pusieron en manos del Juez Postma una decisión difícil, que terminó con un fallo a favor de los trabajadores. Junto a la importante presencia de Norma Ríos de APDH, el diputado provincial Carlos del Frade, también viajaron desde Buenos Aires Alejandrina Barri (legisladora en CABA e hija de desaparecidos) y Victoria Moyano (Nieta de desaparecidos), ambas militantes del Centro de Profesionales por los DDHH. Ellos brindaron su apoyo ante los atropellos que se estaban cometiendo. El juez ratificaba que se trataba de un conflicto laboral, donde el derecho de los trabajadores a mantener su fuente de trabajo a través de las medidas de lucha que llevaban adelante era completamente legítimo. En su fallo decía expresamente: "Es un conflicto laboral, el origen es claro, nadie lo discute”.

Así las y los luchadores salían con un difícil y trabajoso triunfo, para redoblar su lucha y convocarían a una gran movilización en el centro de la ciudad. La posibilidad de un desalojo realizado por la fuerza pública quedaba descartada. Pero los consejos de la fiscal quedarían en las inescrupulosas mentes de la patronal y sus perros guardianes.

Volver a las calles

La movilización convocada por los trabajadores tiene una muy buena en convocatoria, a la que se suman miembros de la Ronda de las Madres de Rosario, Familiares de ex Detenidos Desaparecidos, y de la Asociación Clara Anahí, y es cubierta por todos los medios.

Nuevamente desde distintos sectores se suman al apoyo de una lucha que se transformó en un caso testigo. Por la voluntad de los trabajadores y trabajadoras, por la solidaridad y el apoyo que lograron reunir siendo siete (7) los que se mantuvieron sin arreglar con la empresa, pero también por la poderosa triple alianza que enfrentaban: el gobierno a través del Ministerio de Trabajo, la patronales detrás de Electrolux y la burocracia sindical de la UOM. ¿Qué no podrían hacer los trabajadores si recuperaran sus organizaciones de manos de los burócratas?

Pero los tiempos se aceleran. Tras la movilización el Ministerio de Trabajo convoca a una audiencia. La carta a la que aposto la patronal con la justicia penal se caía. Entonces la patronal recurre, ahora sí, al consejo de la fiscal y preparan la salida represiva "privada" apelando a la patota, hecho que es ampliamente repudiado por distintas organizaciones provincial y nacionalmente.

Esto sucede con el agravante de que fallece un miembro del sindicato. La verdad se demora, pero finalmente sale a luz, ya que la ambulancia asiste sin demoras ni impedimentos a la persona afectada: el director de Emerger (el servicio de ambulancia que llegó hasta la planta) se encarga de desmentir la versión de la UOM que buscaba culpar a los despedidos y los manifestantes por el hecho luctuoso.

Volver a la carga con dos fallos de reinstalación

La gravedad de la situación obligó a los trabajadores a levantar el acampe y comenzar una segunda etapa de la lucha. Entre las muchas experiencias de unión y fraternidad, de risas y emociones en esta lucha, como se puede ver, no faltaron situaciones extremadamente tensas. Situaciones que dejaron un sabor amargo de tanta injusticia, tantos atropellos, tanta mentira que, coronada con la violencia sufrida, podría haberse transformado en un más que entendible "hasta acá llegamos", o transformarse en bronca organizada para no regalar lo luchado, en esa experiencia vital que puede ayudar a encontrar un camino contra las injusticias de este mundo.

Y nuevamente eligieron lo segundo, tirando a la basura una vez más las miserables palabras del abogado de UOM y su "no se puede hacer nada". Con la certeza de que la verdad estaba de su lado buscaron junto al Ceprodh traducir en términos legales la lucha por la reincorporación mientras se procuran el alimento diario de sus seres queridos con la solidaridad de la familia y de quienes seguimos apoyando su lucha.

A mediados de mayo realizan una importante acción, cortando la autopista Rosario-Santa Fe, junto a estudiantes y organizaciones solidarias.

Así es como consiguieron dos importantísimos fallos en la justicia laboral, que además sientan buenos precedentes para los trabajadores que luchan. Tanto en el Juzgado de primera instancia como la ratificación ante la Cámara Laboral Nacional que desestimó las apelaciones infundadas de la empresa. Dos fallos que la empresa por ahora se empeña en desconocer actuando en la ilegalidad.

Hoy la cuarentena mantiene en un paréntesis muchas cosas de la vida cotidiana, entre ellas la lucha de los despedidos, pero ojo con pensar que las cuentas están saldadas.

Desde el PTS en el FIT-Unidad nos jugamos desde el primer día al apoyo incondicional a los trabajadores despedidos, desde nuestros compañeros trabajadores de Electrolux pasando por toda la militancia. Con la destacada participación de nuestra juventud bancando el acampe también en las frías pero apasionantes noches, llevando a los hechos la unidad obrero-estudiantil, codo a codo en la lucha con los despedidos y en los momentos más difíciles.

Desde aquellos días a hoy, pasaron muchas cosas. Entre ellas cambió el gobierno nacional y provincial sin que eso signifique un alivio para los trabajadores, que siguen pagando el costo de la crisis con inflación, suspensiones y despidos. Hoy, en medio de esta pandemia, la UOM está a la cabeza de negociar las suspensiones, las rebajas salariales y dejar pasar despidos aquí y allá. Es en esta difícil situación para los trabajadores donde cobra más significado la pelea de los y las compañeras de Electrolux. A pesar de todos "los palos recibidos” no pudieron lograr que abandonen la lucha. Como se ve en el video, están más unidos que nunca, por eso son un ejemplo de resistencia y organización, también ante los futuros ataques que se preparan contra el movimiento obrero.

El PTS tiene el orgullo de ser parte de las luchas que emprende nuestra clase, como lo fuimos en Liliana en su momento o como ahora desde el primer día en Electrolux, buscando retomar las mejores lecciones de las luchas metalúrgicas de la región como fue el Villazo. Lo hacemos con el objetivo de poner estas conclusiones al servicio de la lucha para reagrupar desde abajo a la oposición antiburocrática y antipatronal, independiente de los gobiernos, porque ante los momentos de ataques que se vienen, más que nunca está planteada la necesidad de recuperar los sindicatos en manos de los trabajadores y que se conviertan en instrumentos para la lucha y organización de nuestra clase.

Desde este humilde orgullo es que va este relato a vuelo de pájaro, para saludar a las y los despedidos en lucha de Electrolux a un año de que se plantaron. ¡Salud compañeras y compañeros! ¡La lucha continúa!







Comentarios

DEJAR COMENTARIO