Cultura

RECITAL DE POESÍA

Una noche para transpirar poesía

Viernes por medio, en casa Brandon, Susy Shock presenta la quinta temporada de su Poemario Trans Pirado.

Alejandro Campos

Colaborador LID

Miércoles 15 de octubre de 2014 | Edición del día

Generando un clima cálido, la artista se desenvuelve con versatilidad por variados géneros, combinando narraciones de poemas con interpretaciones de canciones. El repertorio incluye tangos, coplas e incluso clásicos del rock nacional e internacional, a los que la intérprete presta una impronta muy singular.

Acompañada de otrxs artistxs (Caro Bonillo en el piano, Sole Penelas en voz, Karen Benett en guitarra…y, en el atril, el debut de un dibujante), la presentación transcurre entre las interpretaciones y sugestivas digresiones que se cuelan entre canción y canción. Allí la artista va compartiendo con humor y lucidez su particular modo de habitar y ver el mundo. Presta su voz a declaraciones que la conmueven, comparte reflexiones políticas y artístico – políticas, como cuando, tras cantar “Serenata para la tierra de uno” sugiere que “hay personas que nos dejaron todo para que descifremos, como María Elena Walsh” o caminando a través del público pone énfasis en la necesidad de cuidar espacios de encuentro (como Casa Brandon) que se hallan perseguidos por la política del Gobierno de la Ciudad, “porque al atacárselos se destruye también el modo en que creamos nuestros vínculos en éstos espacios”, aclara.

Emocionada, recuerda también a la artista trans “Hija de Perra”, emblema del under chileno, recientemente fallecida, y sugiere al público descubrirla. Interpreta, como acostumbra, el magnífico poema “Reivindico mi deseo a ser un monstruo”, basado en una frase de su amiga Marlene Wayar: “Yo reivindico mi deseo a ser un monstruo, ni varón, ni mujer ni XXY ni H20/Yo, monstruo de mi deseo, carne de cada una de mis pinceladas, lienzo azul de mi cuerpo, pintora de mi andar, no quiero más títulos que cargar”.

Los temas que arrancan los aplausos más enfáticos son los de su propia autoría. Como en la vida, en la música la artista juega con los géneros, horadándolos, trastocándolos.

Baguala en mano, canta su conmovedora copla “La soledad”, “la soledad es cosa rara con tanta gente tan sola, si los solos se juntaran la soledad queda sola”, “esta es una copla rara como ya la habrá notado, no habrá mujeres lavando ni hombres con redes pescando/ que el cambio empiece en los niños, en la escuela hay que educar/ no quiero salita rosa, quiero salita de trans”. La misma operación realiza sobre el tango. Uno de sus más conocidos, dice así: “Acá la mamita ya no es costurera, sabe sus derechos y odia a la Legrand (...) Tango sudaca, tango de acá, tango que marcha por la diversidad, tango con garra y pará de llorar”.

Susy cuenta que al día siguiente debe despertar temprano para viajar a la marcha de la diversidad de Rosario. Es la encargada de cerrar el festival. Advierte que no debería acostarse tan tarde. Aún así, sigue hasta entrada la noche. No parece querer irse. Hay tiempo aún para una última consigna, que canta hacia el final de una de las últimas canciones, haciéndose eco de la banderilla que cuelga sobre el atril que sostiene su cancionero: “Aborto libre, legal y gratuito”. Conmueve oír a una artista talentosa, comprometida con sus ideas y que, incluso al momento de lanzar consignas con firmeza, éstas quedan revestidas de su ternura.

Una noche para transpirar poesía, esa forma tan particular de hacer el amor con la lengua.

Poemario Trans Pirado” de Susy Shock se presenta el 1er y 3er viernes de cada mes, en Casa Brandom.







Temas relacionados

Susy Shock   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO