×
×
Red Internacional

Crisis habitacional.Vence moratoria de desalojos: millones podrían quedar sin vivienda en EE. UU.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC por sus siglas en inglés) impuso una moratoria nacional sobre desahucios y ejecuciones hipotecarias debido a la crisis causada por el covid-19. Esa medida venció este sábado. Tras una discusión de última hora para prorrogar la prohibición, el Congreso entró en receso para irse de vacaciones de verano mientras millones de personas se enfrentan al desahucio y a la posibilidad de quedarse sin techo. Esto se produce cuando Estados Unidos entra en la cuarta ola de la pandemia, marcada por una desigual carrera entre la vacunación atrasada y la variante Delta, altamente contagiosa.

Miércoles 4 de agosto | 00:10

La moratoria, que debía expirar el mes pasado, fue prorrogada por los CDC. El 30 de junio, la Corte Suprema dictaminó que el Congreso debía intervenir para ampliar la moratoria más allá de la fecha de vencimiento del 31 de julio. Según un análisis de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor sobre los datos de la Encuesta de Pulso de los Hogares del Censo, alrededor de 18,6 millones de estadounidenses declararon estar experimentando problemas de vivienda (definidos como el retraso en los pagos de la hipoteca o el alquiler), y alrededor del 16% de los inquilinos en del país corren el riesgo de ser desalojados. La moratoria de las ejecuciones hipotecarias también iba a expirar el sábado, pero el viernes varios organismos oficiales actuaron para prorrogar por separado sus moratorias de desahucio relacionadas con las ejecuciones hipotecarias hasta el 30 de septiembre.

En Estados Unidos hay más de 11 millones de inquilinos que se han retrasado en el pago del alquiler y podrían ser desahuciados el sábado. Sólo en la ciudad de Nueva York, hay 500.000 inquilinos que deben alquileres atrasados y que estarán en riesgo cuando se reanuden los desalojos en septiembre. En toda la ciudad, hay más de 65.000 solicitudes de desahucio ya registradas. Cuando estas moratorias expiren, las fuerzas del orden, cuyo fin último es proteger el capital y la propiedad privada, estarán más que preparadas para echar a miles de familias trabajadoras de sus casas. La inminente crisis de los sin techo es inconcebible en un país que tiene 59 viviendas vacías por cada persona sin vivienda en EEUU.

Tras la sentencia del Tribunal Supremo, el gobierno de Biden no hizo ningún esfuerzo por iniciar una gestión en el Congreso para ampliar la moratoria. En el último minuto, la administración emitió un comunicado el jueves instando a los legisladores a actuar. En las horas que quedaban antes de que expirara la prohibición, los miembros de la Cámara de Representantes se apresuraron a llegar a un acuerdo sobre cómo prorrogarla. Biden tenía la facultad de prorrogar la moratoria a través de una orden ejecutiva, dando potencialmente más tiempo al Congreso para generar una nueva antes de que fuera finalmente anulada. En lugar de ello, esperó un mes para determinar que era un tema del Congreso.

Tanto los demócratas como los republicanos son responsables de esta situación. Por más que la presidenta de la Cámara de Representantes, la democrata Nancy Pelosi, culpe a los republicanos y la representante Alexandria Ocasio-Cortez culpe al gobierno de Biden por su anuncio de última hora, todos son, en última instancia, intentos de desviar la mirada del papel del Partido Demócrata, que tiene amplios vínculos los intereses del sector inmobiliario. Según un informe del sitio The Stranger, al menos quince miembros de la Cámara Baja tienen negocios inmobiliarios. Aunque los demócratas tienen mayoría en la Cámara, decidieron pedir el consentimiento unánime para la legislación que prorrogaba la moratoria, lo que prácticamente aseguraba su fracaso.

El ala progresista del partido demócrata motón una oposición casi teatral pero condenada al fracaso (Ocasio-Cortez, junto con las representantes Cori Bush, Ayanna Pressley e Ilhan Omar pasaron la noche fuera del Capitolio para protestar) y esperó hasta última hora para proponer medidas improbable; Sin vincular esta oposición a ninguna de las luchas actuales contra los desalojos o sin llamar a una acción nacional para oponerse a los desahucios, estos intentos pierden su poder y simplemente proporcionan una cobertura de izquierdas para el papel del Partido Demócrata a la hora de garantizar la el fin de la moratoria.

Incluso si la Cámara de Representantes fuera capaz de enviar un proyecto de ley al Senado, la probabilidad de una prórroga a través de los medios del Congreso habría sido muy baja. Aunque la mayoría de los estadounidenses apoyaron la suspensión de los alquileres mientras duró la pandemia del año pasado, los legisladores no representan a la mayoría de los estadounidenses; representan a los intereses inmobiliarios que financian sus campañas y pelean por sus propios intereses.

La crisis de la vivienda no es un problema complicado sin soluciones posibles; hay viviendas más que suficientes en el país para acoger a la población sin vivienda. Sin embargo, bajo un sistema de gobierno antidemocrático cuyo objetivo último es servir a los intereses del capital, el Congreso está resolviendo una crisis de vivienda urgente que amenaza el sustento de la clase trabajadora en favor de la clase dominante. Mientras tanto, hay una nueva variante de Covid-19, las tasas de infección siguen creciendo y millones de personas se enfrentan a la falta de vivienda pero de todas maneras la Cámara de Representantes levantó la sesión por el verano (boreal).

La moratoria no tendrá el mismo impacto en todo Estados Unidos. Según el Center on Budget and Policy Priorities, casi uno de cada cuatro inquilinos se retrasa en el pago de su vivienda en Florida y Carolina del Sur, frente al 6% de Maine y Kentucky. Las zonas más expuestas a la nueva variante del Delta son las que cuentan con grandes poblaciones de personas no vacunadas, que están desproporcionadamente representadas en los estados del sur y de los Apalaches. Ninguno de los estados de esta región tiene prórrogas de la moratoria estatal, lo que crea un riesgo sanitario aún más grave para las personas en riesgo de desalojo.

La caducidad se produce en un momento en el que los estados se han esforzado por distribuir los más de 46.000 millones de dólares de ayuda al alquiler reservados por el Plan de Rescate Americano. Sólo una pequeña parte de esa cantidad se ha entregado realmente a quienes la necesitan. La distribución se ha visto obstaculizada por la descentralización de los programas estatales encargados de asignar los fondos. Los propietarios, muchos de los cuales están recibiendo ellos mismos la ayuda, están actuando para desalojar incluso a los inquilinos beneficiarios de esas ayudas que están esperando que se acrediten. La asistencia, que muchos inquilinos han optado por no solicitar debido a la confusión sobre los requisitos y el proceso de solicitud, probablemente no llegará a tiempo para retrasar la expulsión de sus hogares.

La pandemia ha tenido un impacto desmesurado en las comunidades afroamericanas y latinas, que tienen más probabilidades de ser desalojadas. También hay muchos menos propietarios de viviendas entre estas comunidades. Los inquilinos negros tienen casi cuatro veces más probabilidades de retrasarse en el pago del alquiler que los blancos. Las mujeres negras son las más propensas a ser desalojadas debido a que son las que más sufren la precariedad en el trabajo y la brecha salarial. La Encuesta del Pulso de los Hogares de la Oficina del Censo de EE.UU. señaló que el 29% de los inquilinos negros y el 20% de los hispanos encuestados dijeron que habían aplazado o no habían pagado su alquiler, mientras que entre los inquilinos blancos, la cifra era sólo del 11%. Estas condiciones desiguales existían mucho antes de la pandemia, pero se agravaron a medida que el COVID-19 hacía mella en EE.UU. Por ello, los activistas de los derechos de los inquilinos y de Black Lives Matter han tomado la cancelación del alquiler como una demanda central a lo largo de las movilizaciones del año pasado.

La moratoria de los desahucios es una medida de contención de una crisis mucho mayor que existe desde mucho antes de la pandemia. Mientras la clase trabajadora se lleva la peor parte de la pandemia, la burguesía se enriquece aún más y Jeff Bezos hace viajes al espacio exterior.

El gobierno de Biden intenta sacar provecho de la situación en la que los estadounidenses puedan volver a su vida normal, y no podemos olvidar que nos enfrentamos a una crisis de falta de vivienda en un país en el que no escasea. La clase trabajadora debe exigir sin reservas la cancelación de los alquileres y el fin de los desahucios, y aprovechar nuestro poder colectivo para resistir los desalojos en nuestras comunidades.

[Este artículo fue publicado originalmente el el sitio Left Voice , parte de la Red Internacional de La Izquierda Diario.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias