Internacional

CORONAVIRUS

Crisis en Estados Unidos: 16 millones de nuevos desocupados en tres semanas

Tiempo estimado 4:24 min


Este jueves se conoció el dato semanal de pedidos de seguro de desempleo en Estados Unidos. Con 6,6 millones en los últimos 7 días llega a los 16 millones en solo tres semanas. En el otro extremo miles de trabajadores que son obligados a trabajar en actividades no esenciales y sin protección adecuada comenzaron a realizar distintas protestas.

Jueves 9 de abril | 12:30

Más de 6,6 millones de trabajadores solicitaron la semana pasada el subsidio por desempleo en Estados Unidos, sumándose a los casi 10 millones que lo habían hecho en las dos semanas anteriores debido a la crisis por el coronavirus, informó ese jueves el Departamento de Trabajo.

La cifra fue levemente menor que los 6,867 millones -un número sin precedentes- de la semana anterior, pero aún así superó las expectativas de los analistas, que habían calculado la pérdida de unos 5,25 millones de puestos de trabajo.

Este panorama devastador muestra que a pesar del rescate multimillonario votado en el Congreso, que destina gran parte de los 2 billones de dólares del paquete a rescatar a las empresas, estas están descargando el peso de la crisis sobre los y las trabajadoras. El número supone un récord que solo es comparable con la crisis previa a la Segunda Guerra Mundial.

Mientras que el Congreso destina esos millones a rescatar al sector financiero, bancario e industrial, y la Reserva Federal utiliza otro tanto para comprar deuda de los empresarios y los Estados, para inyectar dinero en efectivo, millones de desocupados denuncian que deben esperar semanas, incluso hasta un mes, para poder cobrar el seguro de desempleo.

En el otro extremo de esta realidad se encuentran miles de trabajadores, muchos de ellos de actividades no esenciales como las cadenas de comida rápida, que han denunciado que los obligan a trabajar sin ningún tipo de protección y sin licencias pagas por enfermedad. Es por esto que en las últimas semanas se han visto todo tipo de protestas, e incluso huelgas, en sectores como Mc Donald’s, Amazon, Whole Foods, Instacart, y trabajadores de la salud a los que no les dan los elementos de protección básicos y que se encuentran en la primera linea de la lucha contra el coronavirus.

Hay que tener en cuenta que este dato alarmante es solo la punta del iceberg ya que las solicitudes por desempleo no reflejan toda la realidad del mercado laboral. Los trabajadores independientes y las personas empleadas sin contratos no tienen la capacidad de acceder a estos beneficios, por lo que sus casos no son contemplados ni contabilizados.

En Estados Unidos no existe la indemización por despido, y la gran mayoría de los y las trabajadoras no tienen derecho a licencias por enfermedad ni seguro de salud que cubra una atención sanitaria adecuada. Este combo explosivo es el que está detrás de otra realidad aberrante, que los sectores con menos recursos como los latinos y afroamericanos sean los que tienen las tasas más altas de contagios y muertes por el virus.

El mayor paquete de "estímulo fiscal" de la historia aprobado por el Congreso, tiene como principal objetivo el rescate inmediato de los capitalistas mientras que el cheque de 1200 dólares para los trabajadores registrados que perdieron su ingreso o el de 600 dólares adicionales para los que cobran el seguro de desempleo, se ha convertido en una quimera. Los estados dicen que no tienen capacidad de procesar toda la información, las familias pasan hasta un mes entero sin ingresos, por lo que son cada vez más las ciudades que han comenzado a establecer puntos de reparto de comida en la que se ven colas kilométricas para acceder a una ración semanal que les permita no morir de hambre. Fuera de este esquema quedan aún los sectores más desprotegidos, tanto los inmigrantes sin papeles como todos aquellos con trabajos informales que no son contabilizados y que no reciben siquiera ese beneficio básico y tardío.

Todo indica que este escenario se va a agudizar. Sin embargo, junto con el aumento de la crisis es esperable que también se multipliquen las acciones de trabajadores, como las mencionadas más arriba, que pelean por hacerlo en condiciones seguras, y posiblemente a ellos también se sumen los millones que comienzan a quedar desempleados y que ya no tendrán nada más que perder.





Temas relacionados

Coronavirus   /    Donald Trump   /    Desocupados   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO