Economía

Promesas cumplidas

Pagadores seriales: Guzmán pagó US$ 226 millones al Club de París

Tiempo estimado 4:26 min


El Frente de Todos prioriza pagar a los especuladores, canceló la primera cuota del acuerdo puente con el Club de París y la semana que viene pagará US$ 350 millones al FMI. A pesar de la crisis social que empobrece a millones, Cristina ya avisó que los DEGs se usarán para cumplir con el Fondo.

Miércoles 28 de julio | 21:24

El ministro de Economía, Martín Guzmán, cumplió con el pago acordado meses atrás con el Club de París, luego de interminables conversaciones y de la gira europea. Se trata de un acuerdo puente en dos tramos por un total de US$ 430 millones. La primera cuota se pagó esta semana por US$ 226 millones. La segunda cuota debe pagarse antes del 28 de febrero de 2022.

El puente con el Club de París es parte de la reestructuración del vencimiento de mayo que le permitió al Gobierno patear el pago de US$ 2.400 millones. Se trata de la última parte de una deuda originada en 1956 - bajo la dictadura de Aramburu- y que se renegoció 9 veces bajo todos los gobiernos que le siguieron sin cuestionamiento. La deuda inicial era de US$ 450 millones de dólares. Luego de entrar en default en 2001, Kicillof vendió como “beneficioso” el acuerdo de 2014, que fue por un monto 20 veces mayor a la deuda original.

Estamos hablando de una estafa, Claudio Lozano actual presidente del Banco Nación, criticó el acuerdo de 2014 porque se pagó y reconoció la deuda original que en gran parte se contrajo bajo la dictadura, sin investigarla. Y porque reconoce un aumento de más de 3000 millones de dólares a los acreedores respecto a los últimos registros y sin pasar por el Congreso.

Te puede interesar: Club de París: el reciclaje eterno de una deuda fraudulenta

El pago al Club de París se canceló con reservas del Banco Central, generando una caída que el miércoles alcanzó los US$ 190 millones. En ese monto también están incluidos los más de US$ 70 millones que el BCRA vendió para calmar la demanda de dólares que aumenta al calor del clima electoral. Es el segundo día consecutivo que debe vender una cifra similar, mostrando un cambio en la tendencia de recomposición de las reservas que llevaba varios meses, acumulando compras netas por unos US$ 7.360 millones en 2021.

En medio de la crisis social, con la pobreza superando el 42 %, el Frente de Todos utiliza las reservas del Banco Central (BCRA) para pagar una deuda externa fraudulenta. Estamos entrando en la parte del año que las exportaciones del campo bajan, presionando a la cotización del dólar que si el Gobierno no logra controlar impactará en la inflación. Destinar dólares a la deuda es elegir seguir empeorando las condiciones de vida de las familias trabajadoras.

Pagadores seriales

Con el comienzo de la campaña electoral las promesas se multiplican. Desde el Frente de Todos no sólo le hablan a los votantes, también a los “mercados” y al FMI. En el acto de confirmación de candidatos fue Cristina Kirchner quien sugirió enfáticamente que no podrá destinar los miles de millones que recibirá del FMI (los DEGS) a las necesidades sociales y sanitarias del momento.

Se trata de los más de US$ 4.300 millones que el organismo desembolsará por la ampliación de la cuota a los países miembros en el marco de la pandemia y que llegarían a finales de agosto. Esos activos alcanzarían sólo para pagar el vencimiento de capital de septiembre por US$ 1.880 millones y el de diciembre por otros US$ 1.880 millones; junto a los de intereses por US$ 345 millones en agosto y US$ 370 millones en noviembre.

Con esos fondos podría otorgarse un IFE de $ 50.000 para nueve millones de personas, una medida elemental para hacer frente a las urgencias de las familias golpeadas por la crisis. Los senadores del Frente de Todos habían publicado una carta expresandose en contra de utilizar los dólares del FMI para pagar deuda, pero la coalición se encamina a transformar esa declaración en papel mojado. El Gobierno continúa optando por garantizar el ajuste del presupuesto nacional que afecta a los jubilados, los trabajadores estatales y aquellos que cobran prestaciones sociales. Mantener al país atado al FMI sólo puede hacer empeorar las consecuencias de la pandemia y la crisis económica, por el contrario, realizar un desconocimiento soberano de la deuda externa daría la posibilidad de poner como primera prioridad buscar soluciones a la grave situación social.

Podés leer: Cristina Fernández denunció el endeudamiento en la era Macri, pero su Gobierno lo paga y ajusta





Temas relacionados

Club de París   /    Deuda externa   /    Ajuste   /    FMI   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO